viernes, 16 de septiembre de 2016

El Pogo: Más que nunca, por Sentimiento Pesado (Vorax en Cipolleti 2013)

Reseña extraída de la 14ª edición de la revista "Pogo y Aguante" (Junio del 2013)
Recital de Vorax en Barba Azul, Cipolletti, Río Negro, el 8 de Junio del 2013.

Después de haber recorrido 300 km desde Piedra del Águila hasta Cipolletti, nos adentramos al recinto de Barba Azul alrededor de las 20 hs. Allí nos esperaba cordialmente la gente de Vorax. Entre fotos, autógrafos y partidos de truco, tuvimos el privilegio de escuchar “Metalización”, el disco que aún no está terminado. Al escuchar “Metal Interior”, “Descansaré cuando esté muerto”, “Alguna vez” y otros temas más nos dimos cuenta que lo que el Shaffo nos había comentado sobre este álbum era totalmente cierto.


Las horas pasaron entre risas y Metal, hasta que cerca de las 2 AM empezó a sonar Misterio, muy buena banda de Power Metal que hizo lo suyo ante las casi 20 personas que habíamos en el lugar (tema aparte). Luego vino el Death Metal de Resistencia y el Thrash/Death de Transe, hasta que llegó la hora de Vorax. Y acá me detengo para expresar mi indignación y la vergüenza ajena. Poco más de 30 personas, contando a la gente de las bandas, eran las que estaban presentes en la Capital Patagónica del Heavy Metal que se trasladó un par de kilómetros hasta Cipo.  Yo vi la traición de algunos caretas… perdón, muchos caretas.
Da bronca que cuando toca Malón se llene Meet que es casi el doble de grande que Barba Azul y que al tocar una de las bandas más emblemáticas del Metal Pesado Argento sólo hayan 30 personas, Dios me libre y guarde de que eso me llegue. Voy a modificar un poco una frase de Ricardo Iorio y se la voy a dedicar a los “metaleritos” que no fueron porque no quisieron: “La cumbia existe por ustedes, giles!!”.
Lamentablemente la esencia metalera de esta zona se está perdiendo. Se comieron el viaje porteño de que tener recitales todos los fines de semana, y agradezco al Dios vivo el no permanecer prisionero de ese urbano acostumbramiento. Los que antes hacían cola para ver a Aonikenk hoy juntan para irse a ver a Black Sabbath o Iron Maiden. Uno se hace 300km para ver una banda y ellos no pueden hacer un par de cuadras. Son verdades las que digo, aguanten si son varones!
Hecho mi descargo, vuelvo con lo importante. El Shaffo, Rubén y Walter subieron al escenario para hacer lo que mejor saben: Heavy Metal. “Hombre Rata” dio inicio al concierto, mientras que entre tema y tema se escuchaba “somos pocos, pero somos los mejores”. Mientras pasaban temas como “Guerra Mental”, “Soy la Oscuridad”, “Si te cuesta es tuyo”, “Mortificando el Dolor”, “Un Sentimiento más”, se me hacían mella las palabras de Chiro Pastor (el hijo del Shaffo) que nos decía: “Vorax le rompe el culo a todas las otras bandas”. Demoledora sonaba la banda, el Shaffo con el Bajo, Rubén desplegando todo su arsenal con la viola y Walter que literalmente la rompía, destrozó el redoblante. 

Todas las voces se unieron para cantar “Vicio del Alma” y “Por sentimiento Pesado”, hasta que llegaron dos agradables sorpresas: “1999” de Almafuerte y “Tu eres su seguridad” de la H. Fluía la hermandad metalera y como antiguos gladiadores pogueando hasta el final que llegó de la mano de “Tu Ritmo Apesta”. Llegó el final, cesó el clamor, la magia no se romperá… era hora de volver a los pagos, lleno de recuerdos de otra inolvidable noche de Metal, púa de Vorax, “Guerra mental” y “Pogo y Aguante” autografiados por tres grandes personas que pasan los años y siguen que siguen creciendo fuerte sin descansar…
Te agradecemos, Pesado Metal.

Matias Rosembach